Buscar

Parrilla a Gas vs a Carbón ¿Cuál es la mejor opción?

Actualizado: 12 mar

Cuando se trata de cocinar en una parrilla, el debate sobre las parrillas a gas y las parrillas a carbón es antiguo y la gente suele decantarse por uno u otro bando.


¿Es realmente mejor una cosa que la otra? ¿Sólo el carbón de leña adecuado proporciona ese sabor ahumado y cuál es el carbón de leña "adecuado"? Vamos a explicarlo todo.


¿Por qué comprar una parrilla a gas?

Podemos intuir que comprarías una parrilla a gas porque son cómodas, eficientes y están listas en un instante.


Las parrillas a gas tienen mala fama, pero en realidad, y para la mayoría de la gente que simplemente quiere cocinar al aire libre con relativa facilidad, cumplen su función, permitiéndote empezar a cocinar con sólo pulsar un interruptor.



Las ventajas de una parrilla a gas

  • La facilidad de uso y la rapidez ya que podrás empezar a cocinar en menos de 10 minutos (dependiendo de la parrilla de gas que elijas).

  • Una buena parrilla a gas te permitirá ajustar las temperaturas con precisión, permitiendo un mejor control general.

  • El calor es muy directo y consistente, y suele provenir de 2 ó 3 conjuntos de quemadores.

  • La velocidad y la adaptabilidad instantánea son excelentes para cocinar entre semana, así como para preparar parrilladas para grupos grandes.


Los aspectos negativos de una parrilla a gas

Esta precisión milimétrica de las parrillas a gas tiene sus inconvenientes, ya que reduce el calor radiante general (a menos que la tapa esté cerrada).


Dado que las parrillas de gas carecen del manto de calor uniforme de una parrilla de carbón tradicional, muchas intentan compensarlo con tecnología adicional (rocas de lava y placas de cerámica, etc.). Sin embargo, la retención del calor sigue siendo un problema y resulta difícil crear una corteza sabrosa en los cortes de carne más grandes.


Además, el gas arde más frío que el carbón, lo que limita la eficacia del calor.


¿Por qué comprar una parrilla de carbón?

Una parrilla a carbón es versátil. Sin embargo, necesitarás dedicación y paciencia para obtener los mejores y más sabrosos resultados.


Los fanáticos de las parrillas a carbón dicen que el carbón proporciona ese rico y ahumado sabor que incluso con una caja ahumadora el gas no puede alcanzar.



Las ventajas de una parrilla de carbón

Empezar la parrillada es siempre más complicado con el carbón, pero no sientas que tienes que recurrir a encendedores o a líquido para encendedores (ambos añadirán un desagradable sabor a tu comida).


Invierte en una chimenea de carbón asequible, que te permita encenderlas con sólo unas hojas de diario, canalizando el oxígeno a través de las brasas. Después, basta con echarlas en la parrilla y estarás listo para cocinar en 20-30 minutos.


La versatilidad es realmente la clave aquí con el calor radiante consistente. Puedes asar a fuego rápido (más rápido que el gas), cocinar a fuego lento piezas grandes (filetes, costillas, etc.) de forma indirecta y colocar los productos directamente en las brasas.


El asado indirecto, que consiste en cocinar lentamente con la fuente de calor al lado del producto, también es más viable gracias al calor radiante.


La simplicidad y el espacio de la parrilla te permitirán jugar con el humo de la madera, eligiendo trozos enteros de madera dura, o trozos de los más tradicionales.


Los aspectos negativos de una parrilla de carbón

El control del calor en una parrilla a carbón es más difícil con el fuego vivo y requerirá algo de cuidado, intuición y mucha práctica. Sin embargo, con el tiempo, serás capaz de cocinar casi cualquier cosa gracias al calor alto y radiante que proporciona el carbón.


En realidad, el carbón no aporta mucho más humo, ya que el sabor en ambos casos procede de los residuos (aceites, azúcares y proteínas) que llegan a la fuente de calor y se ahuman sobre los alimentos.


Las parrillas de carbón pueden tener un tamaño ligeramente restringido. Pueden tener áreas de cocción más pequeñas y a menudo no tienen estantes de enfriamiento.


El tiempo de encendido es algo más largo en las parrillas de carbón y la regulación del calor es más complicada (el carbón se quema y hay que rellenarlo con antelación), pronto te darás cuenta de que pasarás más tiempo controlando la cocción que relajandote con tu familia o invitados.


Entonces, ¿qué es mejor la parrilla a gas o a carbón?

Todo depende de las preferencias individuales. Si eres un parrillero súper entusiasta que quiere practicar y aprender a cocinar con cuidado sobre la madera o el carbón, entonces aprovecha y lúcete con una parrilla a carbón


Sin embargo, si lo que quieres es cocinar para una multitud, hacer hamburguesas y salchichas con un mínimo de preparación y planificación, o simplemente quieres hacer una parrillada rápida al aire libre, entonces invierte en una sólida parrilla a gas que te dure mucho tiempo.


18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo